Como hacer 3 tipos de hachís casero

hacer hachis casero

Anteriormente hemos visto cómo se hace el hachís CBD de manera industrial, pero si te ha gustado este artículo y eres un amante del buen hash seguro este artículo te encantará ya que te mostraré cómo hacer hachís casero de manera sencilla.

Lo primero que debemos saber es que la calidad del Hash depende de la calidad del material cannábico que vayas a utilizar. Es muy importante escoger un material limpio y resinoso, ya que todas las propiedades que tenga la flor de marihuana se potenciarán en el Hash y si escogemos un producto con un olor/sabor raro, de baja calidad o poco resinoso, pues nuestro Hash no solo tendrá un efecto muy pobre, si no que el sabor y sus poderes se degradaran exponencialmente.

Existen varias técnicas para extraer los tricomas glandulares de las flores de marihuana, a continuación te mostraremos cuales son estas.

Charas

En los principales países productores del hachís, usan la técnica del raspado, es decir, que el hash es obtenido del simple raspado de los utensilios que se utilizan para cosechar el cannabis. Fundamentalmente se frota la resina que queda en las manos del cultivador. El hachís de esta técnica primitiva se conoce como charas cuando se extrae de una planta recién cortada.

La forma es sencilla: simplemente frota suavemente los cogollos hasta que se desprenda la resina. Al principio salen pocos tricomas. Pero con el tiempo se acumulará la resina en tus manos.

Dry sift

Esta técnica de tamizado en seco de los tricomas es una de las primeras formas eficientes para separar tricomas de la flor, hay cientos de posibilidades para hacerlo. El método consiste en tamizar cogollos picados en sucesivas mallas de distintos calibres. La elección del micraje depende del tipo de tricoma y su tamaño. Por lo general estas mallas de cribado son de 160 micras. Cuanta más fricción se haga en sucesivos tamices de menos micras más pureza habrá en la extracción.

Elige buenas mallas y no presiones mucho la materia contra ellas. La presión se hace generalmente con una tarjeta semi-rígida. El material debe caer en una superficie antiadherente.

Elige un día sin humedad para hacerlo. Es conveniente que metas en el freezer la materia cannábico durante al menos una hora antes de pasar a hacer el dry sift.

Esta técnica lleva mucho tiempo. Así que ten paciencia. Hay muchas tecnologías para tamizar en las tiendas. Desde pequeñas cajas o grinders a bastidores tamaño de serigrafía.

El Dry sift es muy práctico. Puede vapearse, agregar al blunt/joint, usarlo en bongs o ser dabeado. Es fácil de transportar y se guarda durante meses sin perder aroma, sabor o potencia.

Bubble hash

Este hachís tambien es conocido como hachís al hielo o Ice-o-lator y a continuación te mostraremos lo que necesitas para hacerlo.

  •  Marihuana, ya sean cogollos o restos de poda muy resinosos
  •  Malla iceolator de 220 a 185 micras
  •  Malla iceolator de 70 micras
  •  Malla iceolator de 38 a 45 micras
  •  2 cubos del tamaño de las mallas
  •  Hielo no picado (varias bolsas, dependiendo del tamaño)
  •  Platos de cocina
  •  1 colador grande de agujero grueso
  •  Cartón grande y limpio
  •  Papel de cocina
  •  Algo para dar vueltas a la mezcla (nosotros utilizamos un remo fabricado para esta función).

Procura desmenuzar los cogollos pero no hagas migas de cannabis y no dejes ramas enteras. 

 Las mallas deben ser de buena calidad. Las mallas de filtrado de mala calidad  tienen la tela débil, son irregulares, ceden con el peso, etc… No fumes encima del cubo mientras trabajas, la ceniza puede caer dentro del cubo y pasar a formar parte de tu hachís. Intenta obrar como si estuvieras en un laboratorio, lo que quieres es tener la mejor calidad y la máxima pureza en tu Iceolator.

Corta el culo de uno de los cubos. Procura que no queden rebabas de plástico que puedan romper o ensuciar las mallas. Coloca el cubo cortado con la boca en el suelo (o sea, con la parte que acabas de cortar hacia arriba) y mete la malla de micraje más grande (220 o 185) envolviendo el cubo. Estírala bien para que no queden arrugas.

 A continuación ves poniendo el resto de mallas, de agujero más grueso a agujero más fino, de modo que la última malla que pondrás, por encima de las otras, será la de agujero más fino, en este caso la de 38 o 45

Coge el otro cubo y mete dentro una capa de hielo. Para saber el grosor exacto de esta capa, mete el cubo de las mallas dentro del otro y ajustalo hacia abajo todo lo que puedas. Verás que queda un espacio debajo de las mallas, hasta llegar al fondo del cubo. Ese es el espacio que hay que llenar con hielo.

  1. Saca el cubo con las mallas y mete el hielo para rellenar ese hueco. Vuelve a meter el cubo de las mallas dentro del otro. Si el culo de las mallas sigue tenso y no abultado por el hielo que tiene debajo, pero notas que el hueco ha quedado bien relleno de hielo, es que lo has hecho bien.
  2. Ya tenemos nuestros cubos y mallas colocados. Procura ajustar las malla bien con las cuerdas que lleva y re-doblalas por fuera del cubo si puedes para que queden sujetas

Ahora tenemos que empezar a llenar de material, hielo y agua. Para ello haremos lo siguiente:

  •  Capa de marihuana
  •  Capa de hielo
  •  Capa de marihuana
  •  Capa de hielo
  • Contra más capas de marihuana y hielo, mejor, así aseguramos un rápido y correcto enfriamiento de los tricomas, para facilitar que caigan de la hierba poder así recogerlos fácilmente.
  • Empieza añadir agua despacio, para que se vaya enfriando. Sigue hasta que veas que toda la mezcla empieza a flotar y a subir hacia arriba. Deja subir un poco y ya está. Procura no pasar de algo más de la mitad del cubo, o si no te será muy difícil mover la mezcla y no tirar nada fuera.
bubble hash casero

Extrayendo tricomas

Para extraer nuestro preciado tesoro, la resina del cannabis, los tricomas, debemos esperar hasta que el agua esté por debajo de 4ºC . Es MUY IMPORTANTE conservar el frío, ya que si no el proceso de extracción no funcionará correctamente.

Además, debes ver que la marihuana se ha reblandecido con el agua. Si ves que todavía está seca, a pesar de estar en el agua, espera un poco hasta que veas que su aspecto es mojado. Si no esperas, a que esté realmente mojada, y empiezas a batir antes de tiempo, generarás polvo vegetal que empobrece tu hachís.

  •  Mete el remo en el cubo, y empieza a dar vueltas. Al principio costará bastante, pero poco a poco costará menos, no te preocupes. NO es necesario que remes con mucha fuerza. Un ritmo lento (1 vuelta por segundo) ayudará a obtener un hachís más limpio y de mejor calidad. Un ritmo demasiado rápido (el giro de una taladradora, por ejemplo) romperá el vegetal y ensuciará tu hachís con materia vegetal.
  •  Sigue dando vueltas durante 15 a 20 minutos.

Recogiendo tricomas

  1. Saca con cuidado el cubo del culo cortado, procurando que las mallas no se caigan hacia abajo.
  2. Coge la malla donde está la hierba y el hielo saca-la, escurriendo el agua en el cubo. Debes apretar la bolsa un poco para que caiga la máxima cantidad de agua posible (sin apretar demasiado). Colócala en algún sitio LIMPIO, ya que luego la volveremos a meter, y no queremos añadir suciedades a nuestro hachís, ¿recuerdas?
  3. Extrae a continuación la siguiente malla. Verás que está llena de agua “sucia”.
  4. Deja caer el agua en el cubo. Agarra la malla por cada lado y empieza a mover los brazo como si la mecieras: arriba brazo izquierdo y abajo el derecho, arriba el derecho y abajo el izquierdo, creando así un movimiento de vaivén que ayudará al agua a salir. Los tricomas, por su peso van quedando en el fondo y si no ayudamos con este movimiento, los tricomas tapan los agujeros de la malla por acumulación y no sale el agua.

  5. NO APRIETES para que el agua salga más rápido. Sólo conseguirás dilatar los agujeros de la malla y dejarás escapar los tricomas que está intentando recuperar.Poco a poco verás que el agua que queda al fondo se va volviendo más densa, hasta que prácticamente no cae agua más que gotita a gotita. Es el momento de envolver el culo o parte inferior de la malla donde ha quedado el resto, entre papel de cocina (por fuera de la malla). Dale varias vueltas y presiona LIGERAMENTE para ayudar a expulsar la mayoría del agua que quede. No se trata de secarlo apretando, simplemente de eliminar la mayor parte del agua.
  6. Abre la malla. Si todo ha ido bien, deberías ver en el fondo un montón de resina mojada de color marrón claro. Dale la vuelta a la bolsa para extraer el hachís y echa la resina sobre un plato de cocina, con cuidado de que no caiga fuera. Apunta en el plato a qué malla y pasada corresponde.

  7. Coloca el plato en la nevera y espera. Este proceso se repetirá con cuantas mallas tengamos. Coloca todo los platos en la nevera y espera.

Ya has hecho la primera pasada, pero esto no se acaba aquí. Si quieres sacar el máximo rendimiento a tu marihuana, vuelve a colocar todo como estaba al principio, y empieza a batir de nuevo. No te equivoques en el orden de las mallas o tendrás un serio problema.

Puedes dar cuantas pasadas quieras a tu hierba. Por experiencia os podemos decir que hasta la 3º o 4º pasada sale un hachís de alta calidad. A partir de ahí puedes hacer 3 o 4 pasadas más, pero la cantidad y la calidad irá bajando. Tu decides cuando parar.Si todo este proceso resulta muy pesado para tí, recuerda que también puedes usar extractores de resina automáticos, aunque si quieres una calidad de hachís de campeonato te recomendamos siempre hacerlo manualmente.

Conclusión de como hacer hachis casero

Estas son todas las técnicas que puedes emplear para hacer hachís casero, aunque toma bastante tiempo y trabajo creemos que vale totalmente la pena, sin embargo siempre puedes comprar hachís CBD online en nuestra tienda y nosotros nos encargamos de llevarlo hasta la puerta de tu casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para una mejor experiencia de usuario, si sigues usando nuestro sitio aceptas su uso, para más información lee nuestra política de cookies accept